Reposición sódica en las hiponatremias

 Reposición sódica en las hiponatremias

 

 

Corrección Déficit de Na en hiponatremia


Sexo y edad paciente:

introduce peso en kg:
introduce Na sérico actual en mEq/L:
introduce Na sérico deseado en mEq/L:

Suero con el que desea tratar la hiponatremia:

Elija la velocidad de ascenso del Na sérico que desea en mEq/L por hora:

 mL/h durante   horas


 La hiponatremia es uno de los transtornos hidroelectrolíticos más comunes, sobre todo en el entorno hospitalario. Aunque a veces ya está presente al ingreso, puede aparecer o empeorar durante la hospitalización, a causa de tratamientos con efecto diurético, fallos orgánicos, o intervenciones quirúrgicas, motivo por lo que hay que ser prudente en la administración de líquidos hipotónicos a los pacientes hospitalizados.
La hiponatremia, fundamentalmente por sus aspectos osmóticos puede causar graves transtornos neurológicos  convulsiones, coma, daño cerebral permanente, paro respiratorio, e incluso la muerte), a causa del desarrollo de edema cerebral, sobre todo en las hiponatremias de tipo hipotónico,  y de aparición más frecuente si el descenso en la concentración de sodio es importante o muy rápido.
El tratamiento, que debe pasar por un diagnóstico de la causa – Síndrome de secreción inadecuada de ADH, inadecuada excreción de agua por el riñón por otras causas, diuréticos tiazídicos, excesiva ingesta, hiperglucemia, hipokaliemia, intervenciones en que se emplean lavados con soluciones acuosas hipotónicas, etc.- supone prácticamente siempre, salvo en los casos leves que pueden mejorar con restricción líquida, la infusión de soluciones conteniendo sodio, por supuesto, además del tratamiento causal.
El tratamiento con ellas está universalmente aceptado, pero hay controversias en cuanto a la cuantía y sobre todo, la velocidad de reposición. Esta debe ser rápida, al menos inicialmente, en los casos clínicamente graves, pero sin excederse en la rapidez o cuantía de la reposición, ya que los intentos de conseguir un ascenso rápido del sodio pueden dar lugar a transtornos cerebrales muy graves, por más que no sean muy frecuentes, y fundamentalmente, a mielinolisis pontina central, más frecuente, pero no exclusiva en las mujeres.
No hay consenso en la pauta óptima de tratamiento, y finalmente se apela al sentido común. Incluso transtornos clínicamente graves pueden mejorar con rapidez con ascensos del sodio sérico de 3 a 7 mEq/L, pudiéndose luego disminuir el ritmo de reposición. Por otra parte, los transtornos de desmielinización a causa del tratamiento aparecen estadísticamente más en reposiciones que causan un ascenso de 10-12 mmol/L/día del sodio sérico. Por ello, se recomienda no exceder los 8 mmol/L/día de ascenso del sodio sérico, aunque puede comenzarse a un ritmo más rápido durante algunas horas, y disminuirlo cuando el sodio haya ascendido suficientemente como para que cedan los síntomas más graves.
El calculador que os ofrecemos permite elegir varias soluciones y varios ritmos de reposición, por lo que esperamos que os sea de utilidad.
Emplea la fórmula de Adrogué, que facilita el cálculo de la velocidad de reposición sobre la fórmula convencional.

Referencias:

Adrogué HJ, Madias NE: Primary Care: Hyponatremia. NEJM 2000; 342(21): 1581-1589